VReak, el lugar de las historias inmersivas

Bienvenido/a a VReak, el lugar de las historias inmersivas.

Blog Categorías

Spectacles: las nuevas Snapchat Glasses

A partir de ahora, Snapchat dejará de ser sólo una aplicación de móvil para ser mucho más. El viernes pasado la compañía, tras renombrarse oficialmente a Snap Inc, anunció el lanzamiento de un par de gafas de sol equipadas con una mini cámara: las Spectacles. 

Pero antes de hablar sobre el dispositivo, hay que señalar que el anuncio no fue por voluntad propia, sino que un video filtrado del proyecto llego a manos del Business Insider, lo que forzó a la empresa a adelantar la noticia que con tanto sigilo guardaban los últimos años. Al día siguiente de la filtración, Snapchat comunicaba a través del Wall Street Journal su cambio de nombre y el lanzamiento de Spectacles. 

Tras ver el despegue grandioso, el vuelo turbulento y el aterrizaje forzoso de las Google Glasses, surgen muchas dudas en torno al futuro del nuevo proyecto de Snap Inc. ¿Tendrá éxito el nuevo dispositivo wearable ideado por la compañía norteamericana, o por el contrario estará éste destinado a terminar abandonado en la caja de algún almacén o trastero? 

Son varios los puntos a tener en cuenta a la hora de responder a estas cuestiones, pero antes, aquí tenéis el vídeo promocional de estas nuevas cámara-gafas. 

En primer lugar, y quizá lo que más preocupa a la gente, la privacidad. 

En este sentido, Spectacles incluye en la patilla izquierda una luz que se ilumina cuando el dispositivo está grabando, de manera que todos aquellos que se crucen con nosotros podrán saber si estamos filmándoles o no.

Aunque este aviso es un punto a favor de la privacidad, no nos salvará de respuestas obvias al típico ¿me estás grabando?, ya que la gente a nuestro alrededor se sentirá incomoda y verá su privacidad violada en nuestra presencia. 

Que alguien nos grabe, por regla general, implica que dicha persona tenga que sacar su móvil del bolso o bolsillo, los que nos da un tiempo precioso para reaccionar a su acción. Con las Spectacles este tiempo se reduce a lo que dura un toque, que activará instantáneamente 10 segundos de grabación; o tres toques, que harán lo mismo pero durante 30 segundos. 

En segundo lugar, su aparente (in)utilidad. 

¿Necesitamos realmente llevar encima otra cámara teniendo en cuenta la calidad de imagen que nos ofrecen nuestros smartphones? Por si alguien tenía todavía dudas, las Spectacle NO son unas gafas de realidad aumentada. Sencillamente son unas gafas de sol con una cámara incorporada que permite filmar vídeos en 115 grados, circulares, y en primera persona.

Éstos se almacenan en el wearable para posteriormente ser transferidos al smartphone con la ayuda de una conexión Bluetooth o Wi-Fi, por lo que en sentido estricto no nos aportan una ventaja indispensable de la que no disponga ya nuestro smartphone. 

Quizá lo más ventajoso para solventar este contratiempo venga del uso que los desarrolladores den al dispositivo, el valor añadido que sean capaces de proporcionar las Spectacles. Éste puede venir de diversas opciones, que abarcan desde la sencilla incorporación de filtros, hasta la compleja posibilidad de visualizar momentos inaccesibles, algo que podría lograrse si Snap Inc repartiese sus gafas entre el mundillo celeb y les pidiese que las usasen en su día a día cotidiano entre limusinas y joyas.  

Éste es probablemente el punto más importante que determinará el futuro de la reinventada startup y por ende su capacidad de captación social; la delgada línea que separará a las Spectacles de convertirse en un objeto de deseo o en una frikada starwarsiana. 

En tercer y último lugar, y derivado en parte de los puntos anteriores, la concepción social previa que se genere. 

Uno de los grandes errores de las Google Glass fue el mal marketing que se hizo de ellas. Estas desde el primer momento se promocionaron como un objeto sólo apto para techies de alto standing, destinándose lo primeros repartos exclusivamente a desarrolladores y elites tecnológicas -social y geográficamente aisladas por regla general. A ojos del mundo, ésto convirtió al dispositivo de Google en un objeto extravagante, diseñado en exclusiva para esa gente que rastrea hasta los satélites de la NASA. Individuos pretenciosos en el mal sentido. 

Es por ello que este tercer punto, el CÓMO se vendan las Spectacles, es tan importante. Que las nuevas gafas de Snap Inc se muestren al universo como un objeto de deseo; como algo que la gente ansíe, quiera y pueda permitirse.  

Y en esta línea entra en juego su precio, coherentemente aceptable: 129,99 dólares.

Se trata de un coste bastante asequible teniendo en cuenta que lo que cuestan otros wearables, como ciertos smartwatch, o la friolera que costaron las Google Glasses en su lanzamiento. Bien es cierto que las aplicaciones de este sencillo dispositivo de Snap Inc no se pueden comparar a las funciones de otros wearables, pero a día de hoy, el hecho de que las gafas incorporen una caja cargador o den al comprador la posibilidad de elegir entre tres colores podía haber elevado -sin ningún tipo de sentido real- su precio. El precio probablemente se ha establecido en miras al público objetivo de la red social del fantasma, joven en su mayoría. Una cifra desorbitada fuera del alcance de sus usuarios potenciales hubiese significado un suicidio empresarial para la compañía.

Todos sabemos que un día los ordenadores llegarán a nuestros ojos. No sabemos si será dentro de cinco, diez o cincuenta años; pero la mayor parte de nosotros somos conscientes de que este momento llegará tarde o temprano. 

Y quizá el nuevo wearable de Snapchat marque un punto de partida en este despegue. Para ello tendrá que gestionar bien sus recursos y ser capaz de dar un giro a las propuestas de smart glasses precedentes: lograr que Spectacles sea percibido como un objeto de deseo, útil, y que no incomode a quienes están en nuestra presencia. 

Snap Inc podría ganar 200 millones de dólares si sólo un ínfimo porcentaje de sus usuarios en Snapchat las compraran, lo que les permitiría lanzar, quién sabe, la siguiente versión de las Spectacles. 

Y, quién sabe, ésta versión a lo mejor ya sí incluiría auténtica realidad aumentada. 

Comentarios

El problema de las Google glass no fue para nada el marketing. De hecho el marketing puede que fuese lo mejor que se hizo sobre ellas ya que todos se querían subir una foto a su perfil con las glass y se morían por probarlas!

Glass tuvo varios problemas pero el principal es que eran bastante inútiles. Si pudiste probarlas entenderás que era todo hype y poco contenido. Y a eso añade el precio desorbitado de un aparato con casi nula utilidad.

Y estás de Snapchat van a ir por el mismo camino más que nada pq cualquiera puede hacer unas gafas con cámara incorporada hoy en día así que o le ponen algo más o están muertas antes de arrancar.

Joaquin Grech hace 2 años, 2 meses

Nuevo comentario

Noticias Relacionadas Ver todo

Cosmos Rings, el primer RPG especial para Apple Watch

26 / Jul

Square Enix, firma conocida por estar detrás de juegos como Final Fantasy, Dragon Quest o Kingdom Hearts anunciaba hace unos días su ‘especial’ salto al mundo app. ...

Conecta con gente que comparta tus gustos gracias a Plentie

09 / Jun

¿Tienes alguna pasión que ninguno de tus amigos tenga y quieres compartirla? Si quieres disfrutar de todas esas aficiones, nosotros te presentamos la solución en for......

“The Pilot”, el auricular inteligente que traduce conversaciones en tiempo real

26 / May

Si viajamos al extranjero siempre hay una serie de cosas a tener en cuenta: el equipaje, dinero en efectivo, la ruta de los lugares que visitar y un par de frases para poder entendernos ......

Usamos cookies para mejorar la experiencia de uso

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.